Cómo evitar y solucionar atascos en la boquilla de tu impresora 3D

Cómo evitar y solucionar atascos en la boquilla de tu impresora 3D

Si estás cansado de que la boquilla de tu impresora 3d se atasque y no sabes cómo evitarlo, aquí te doy unos trucos para ambas cuestiones.

Primero te enseño unos consejos para intentar evitar y después, veremos juntos la forma más habitual de solucionarlos y seguir trabajando con tu impresora 3D sin problemas.

Evitar atascos en la boquilla de tu impresora 3D

Lo primero y más importante que debes tener en cuenta para no atascar la boquilla o nozzle de tu impresora es respetar las temperaturas de impresión correctas que dependen de dos factores fundamentales:

  1. El  tipo de filamento que utilizas (ABS, PETG, PLA…)
  2. La marca del filamento ya que cada una tiene especificaciones concretas

Cada marca de filamento te dará siempre un margen de temperaturas con el que trabajar. Si aumentas o disminuyes la temperatura de fusión fuera de estos valores, probablemente tendrás problemas con tu impresión

Dentro de los márgenes del fabricante para un tipo concreto de material, deberás encontrar el que mejor se adapte a tu impresora. Para ello, lo más habitual es realizar una torre de calibración de temperatura cuyo modelo puedes descargar en Thingiverse. Así sabrás la temperatura óptima a la que deberás trabajar.

El valor de temperatura que obtengas será el óptimo de la marca para tu impresora. Por ello, si no cambias mucho de marca no será necesario que repitas el proceso cada vez que abras una bobina nueva.

¿Qué pasará si la temperatura es demasiado baja?

En caso de que ajustes la impresión con una temperatura demasiado baja, el finamento no fluirá correctamente. Por ello, tendrás problemas como huecos en el modelo, grietas, problemas de adherencia de capas, etc.

¿Y si la temperatura es demasiado alta?

En este caso lo más común es que acabe cristalizando y se obstruya la boquilla.

El problema del PLA cristalizado

Aunque el filamento de PLA sea el más fácil para trabajar en impresión 3D, es muy común que genere problemas por cristalización.

Al calentarse demasiado, pierde sus propiedades y se carboniza dentro del fusor o de la boquilla. Cuando esto pasa, da igual que subas la temperatura. Será imprescindible limpiar o cambiar la boquilla para solucionarlo.

Otras causas de atascos en la boquilla de tu impresora 3d

Además de los problemas de temperatura, la causa más probable de un atasco en tu nozzle es la suciedad en el filamento. Si la bobina está mucho tiempo o si trabajas en un entorno con mucho polvo, éste recubrirá el filamento introduciéndose en el fusor. A la larga, toda esta suciedad se quemará o atascará la boquilla de tu impresora.

Para evitarlo, guarda siempre la bobina de filamento cuando no la uses o instala un pequeño limpiador que puedes construir tu mismo con este modelo de thingiverse.

Limpiador de filamento by CreativeTools

Solucionar atasco en la boquilla o nozzle de tu impresora

Si no has podido evitar el atasco y ya se ha convertido en tu problema, deberás solucionarlo lo antes poisible.

Para ello, puedes hacerlo con agujas de limpieza que se venden en Amazon o cualquier tienda de impresión 3D.

Calienta primero el fusor a la temperatura correspondiente al filamento y trata de eliminar el atasco con una de ellas.

Cada tamaño de boquilla requiere un tipo de aguja. Por ejemplo. una boquilla estándar de 0.4mm requiere una aguja de 0.35mm para funcionar bien

Recuerda, el atasco no siempre está en la boquilla

Muchas veces pensamos que el atasco está directamente en la boquilla pero realmente no siempre es así. Revisa también el tubo bowden, el extrusor y el fusor para asegurarte de que el problema no está en estas otras partes de la impresora 3d.

Ya que el precio de las boquillas suele ser bastante bajo, muchas personas la cambian directamente y no pierden tiempo en desatascarla. Esto siempre es una buena opción siempre que estés seguro de que el problema está aquí y no en otra parte del circuito del filamento.

Impresión 3D en ABS: Problemas y soluciones frecuentes

Impresión 3D en ABS: Problemas y soluciones frecuentes

Seguramente no hay nadie en el mundo de la impresión 3d que no haya tenido problemas con sus primeras impresiones en 3D con ABS.

Si también es tu caso, no te preocupes y no te sientas mal ya que lo contrario sería la excepción. Aquí vas a aprender las claves para evitar los problemas más habituales entendiendo los conceptos que conllevan.

 Principales problemas y soluciones

Como siempre en el mundo de la impresión 3D, hay un proceso de aprendizaje inevitable y en el caso del filamento ABS, es más cierto que nunca.

El filamento de ABS tiene innumerables ventajas, por lo que aunque inicialmente no sea fácil de tratar, es imprescindible aprender a hacerlo para poder usarlo.

El ABS o acrilonitrilo butadieno estireno es sin duda uno de los plásticos más utilizados en la industria de fabricación por razones como su alta resistencia a impacto, resistencia térmica, su ligereza… Tiene muchas características que lo hacen superior al PLA, pero la facilidad de impresión no es una de ellas.

Es por ello que si aprendes a dominarlo, tendrás un mundo adicional de posibilidades abierto ante tu impresora 3D.

A continuación puedes ver los principales problemas que presenta la impresión 3D con ABS así como la solución o la forma de afrontarlo:

Problemas de adhesión a la placa

Snn duda el problema más habitual. Para imprimir en ABS debes utilizar adhesivos para garantizar la adhesión de la primera capa. En el caso del ABS, es moejor ir a soluciones profesionales como el 3DLac Plus en lugar de apaños como la laca de pelo (tipo Nelly)

Warping en la base

Sin duda el problema más difícil de solucionar. Para conseguir dominarlo, debes entenderlos.

El warping consiste en que las partes de las esquinas del objeto se curvan hacia arriba y se despegan de la placa de impresión.

Este problema se debe a que al enfriarse el plástico ABS, se contrae causando este estropicio en nuestras impresiones 3D.

Para solucionarlo, hay que hacer más de una cosa:

  • Usar adhesivo en la placa: Si esto tan básico no está solucionado, el warping está casi asegurado
  • Temperatura de placa: El ABS necesita que tu impresora tenga placa calefactable ya que debería estar en torno a los 100º. A algunas impresoras 3D les cuesta llegar a esta temperatura, pero si no lo tenemos el fracaso está garantizado.
  • Los objetos compactos no ayudan: A más sólido y compacto sea el objeto que intentas imprimir, más fácil es que tengas problemas con la contracción y el consiguiente warping.
Delaminación o separación de capas

El ABS también es muy sensible a los cambios de temperatura entre capas.

Por ello, corrientes de aire y enfriamientos rápidos son tus enemigos. Para solucionarlo deberás tener en cuenta tres cosas:

  1. Recuerda la importancia de la temperatura en la cama de impresión. Una cama caliente mantendrá la temperatura más constante evitando este efecto.
  2. Encierra la impresora: Evita las corrientes de aire que enfrían demasiado una capa con carpas o cerramientos de impresora 3d. Hay mil ideas para hacerlo de forma casera aunque también hay opciones comerciales como la Carpa de Creality para Ender 3 o similares.
  3. La altura juega en tu contra: A más altura de impresión, más alejado estás de la cama, por lo que más fácil es que tengas problemas de delaminación o grietas en el objeto que imprimes. A veces colocar el objeto de lado ayuda a evitarlo.
Cubierta Creality para Ender 3 Pro y similares

Otros problemas de impresión con filamento de ABS

Si ya controlas los tres puntos anteriores, probablemente ya podrás imprimir en 3D con filamento de ABS. Sin embargo, hay otros factores secundarios como problemas de humedad en la bobina que debes tener en cuenta.

Mantén siempre las bobinas en cajas estancas con gel de sílice antihumedad o usa una caja de secado antes de tus impresiones. Yo personalmente tengo la Caja de secado de filamento de Sunlu ya que el funcionamiento es sencillo y efectivo.

Se puede usar tanto para secar una bobina antes de usarla o guardarla, o directamente alimentando a la impresora 3d desde ella. Tiene aperturas para que el filamento salga de ella alimentando tu impresora y manteniendo la bobina caliente y seca.

Por último, recuerda que la marca del filamento es muy importante. Así como en filamento de PLA hay opciones muy económicas que funcionan bien, con el ABS vale la pena invertir en marcas como Smartfil de SmartMaterials. Un buen filamento te eviará muchos problemas difíciles de identificar.

Si tienes más problemas o no consigues los resultados que quieres en tus impresiones 3d, déjame un comentario e intentaré ayudarte en todo lo posible.

Cómo elegir el filamento perfecto para tu impresora 3D

Cómo elegir el filamento perfecto para tu impresora 3D

Al empezar en el mundo de la impresión 3D, te encontrarás una gran variedad de tipos de filamento y marcas a tu disposición. Es por ello que en este post de voy a dar los claves para hacer tu elección correctamente. Verás que no es complicado elegir el mejor filamento dependiendo del uso que le vayas a dar.

 

Resumen de Contenidos

La importancia de la marca

Además del tipo de filamento que vayamos a usar, es importante tener en cuenta que no todas las marcas sin iguales. Existen algunas «económicas» que nos pueden dar muchos problemas. Especialmente al empezar ya que no sabremos ver si lo estamos haciendo mal o es un problema de calidad del filamento.

Para evitar este tipo de problemas es muy aconsejable recurrir a marcas de calidad como Smart Materials que además, está fabricada en España.

Filamentos para impresión 3D

 Filamento PLA

Sin lugar a dudas el filamento de PLA es el perfecto para empezar en el mundo de la impresión 3D. Permite obtener tus primeras impresiones de forma fácil y sin apenas complicaciones ni problemas de impresión.

El PLA es un plástico de origen vegetal, no tóxico y fácil de imprimir. Se funde en torno a los 200º y no necesita cama caliente, por lo que es compatible con la mayoría de impresoras 3D del mercado. Al no ser tóxico, se puede utilizar para hacer utensilios y accesorios de cocina como por ejemplo cortadores de galletas y otro tipo de moldes (recuerda no calentarlo ni meterlo en el horno)

La adhesión de las capas es muy buena por lo que los objetis impresos serán fiables y compactos. Además, no suele presentar problemas de warping ni de adherencia a cama, que son los problemas más frecuentes para el principiante de la impresión 3D.

¿Qué otras características debes tener en cuenta sobre el filamento de PLA?

No todo es perfecto con este compuesto, por lo que también hay que tener en cuenta qué problemas puede presentar.

Básicamente, el principal es la temperatura que aguanta. El PLA se funde y extruye en torno a los 200º pero además, a partir de los 70-80º empieza a debilitarse. Esto quiere decir que si estamos pensando en un diseño que dejaremos en el coche al sol en verano, no podemos contar con hacerlo en PLA y encontrar el objeto en buen estado despueés de unas horas de verano.

Debido también a la limitada temperatura que soporta, el PLA no es mecanizable por medio de lijadoras o herramientas eléctricas. La alta velocidad a la que éstas funcionan, hacer que coja temperatura y en consecuencia, el PLA se derrite. Por ello, para poder lijarlo deberemos hacerlo manualmente para evitar que se funda.

Ventajas del PLA

Sin duda la principal ventaja es la facilidad de impresión de los filamentos de PLA. Además, es biodegradable y suele ser fácil encontrar ofertas interesantes en este tipo de filamento.

Filamento ABS

Este tipo de compuesto plástico es uno de los más comunes tanto en la industria como en el mundo de la impresión 3D. Sin embargo, no es el mejor tipo de filamento para empezar ya que comporta una serie importante de complicaciones.

Para empezar, veamos lo bueno que tiene hacer nuestras impresiones en ABS.

Este tipo de plástico además de ser mecanizable fácilmente (lijable, etc) tiene una gran resistencia tanto mecánica como térmica. Si bien es cierto que se funde a temperaturas superiores al PLA (en torno a los 235º), la pieza completada es mucho más resistente a todos los efectos.

Pero no es todo tan bonito como parece. El filamento de ABS tiene una serie de problemas que deberemos tener en cuenta:

  • Es imprescindible trabajar con el sobre cama caliente en torno a los 100º de temperatura
  • Debido a que las corrientes de aire entre capas hacen que las capas no se adhieran, si la pieza es grande es casi imprescindible trabajar con la impresora dentro de una tienda o cierre para que no le afecte el aire
  • El warping será nuestro enemigo con el ABS: Si la pieza tiene un tamaño considerable, al contraerse el plástico probablemente se «combe» hacia el interior haciendo la pieza inservible.
  • El precio siempre suele ser más elevado que otras alternativas como el PLA
  • El ABS es un material tóxico, por lo que no podremos usarlo para hacer utensilios de cocina y además, desprende gases al fundirse que deben terse en cuenta (deberemos tener en cuenta ventilar la habitación)
Bobinas de filamento de ABS

Bobinas de filamento de ABS

También hay que comentar una cosa buena que tiene el filamento de ABS. Especialmente, si queremos realizar impresiones de figuras u otros elementos decorativos:

El ABS es sensible a la acetona y a sus vapores. Esto significa que podremos darle un acabado brillante y suave sometiéndolo a los vapores que genera la acetona en un entorno cerrado. Esta característica da para un artículo entero, por lo que hablaremos más detalladamente de ello en el futuro.

El ABS no es el mejor para empezar...

Si estás empezando el mundo de la impresión 3D, sin duda el ABS no es el mejor filamento con el que trabajar. Al principio te resultará complicado saber qué es lo que te está fallando, por lo que recomienda dominar primero la impresión con otros filamentos como el PLA

Filamento PETG

Como alternativa al uso del ABS cuanto necesitamos un material más resistente que el PLA, pero sin tantos problemas de impresión, tenemos que tener en cuenta el uso del PETG.

Todos conocemos sin duda el plástico llamado PET que llena nuestra nevera en forma de botellas de refresco y envases de alimentos. El PETG es un derivado que está compuesto por polietileno tereftalato glicol. Un plástico derivado perfecto para impresión 3D ya que se extruye con mucha facilidad.

A pesar de que la temperatura de impresión que necesita el PETG es similar a la del ABS (en torno a 235º), no lleva tantos problemas de la mano como el anterior.

La impresión en PETG es mucho más fácil. Similar a la del PLA por lo que es asequible para el principiante que no tenga ganas de complicarse la vida inicialmente.

Si bien el precio del PETG suele ser algo superior al PLA, éste se puede encontrar fácilmente con ofertas en las principales plataformas de venta online.

Bibinas de filamento para impresión 3D

Otros filamentos

El PLA, ABS y PETG son los filamentos más comunes dentro del mundillo de la impresión 3D. Sin embargo, no son los únicos ni mucho menos. Aunque solo los voy a comentar por encima, hay otros tipos que llamarán nuestra atención a medida que vayamos aprendiendo:

  • ASA: Similar en características al PETG pero tiene la particularidad de que resiste muy bien a los rayos UV. Una opción a tener en cuenta si tenemos que imprimir cosas para tener en el exterior.
  • CARBONO: Se presenta en mezclas junto a PETG o junto a otros compuestos. Tienen fibras de carbono que le proporciona una gran resistencia. Sin embargo, son muy abrasivos por lo que suelen requerir boquillas de acero con mayor dureza. Las clásicas de latón se desgastan demasiado rápido si usamos este tipo de filamento.
  • SOLUBLES: Filamentos muy usados en impresión dual (dos materiales) ya que proporcionan unos soportes que podremos derretir y retirar simplemente sumergiéndolos en agua.

Estos son los principales tipos de filamento pero de cada día hay más opciones disponibles en el mercado. Si tienes cualquier duda sobre este tema o necesitas consejo para hacer tu elección, no dudes en dejar tu consulta en los comentarios. Te responderemos lo antes posible con nuestra opinión.

IMPORTANTE

Antes de comprar una bobina de filamento, revisa el grosor del mismo ya que puede ser de 1.75mm o de 2.85mm. (lo más común es que tu impresora funcione con el primero)

Además, los bobinas pueden tener varios pesos entre los 250g y 1Kg. Por lo que deberás ver a qué peso corresponde cada precio.